EL AGUACATE

Medicina en formato fruta

19/04/2018 / Sin comentarios

Pobre aguacate ¡qué injustos somos con él! La falsa creencia popular no le hace justicia y lo relega a ese conjunto de frutas, como el plátano, que son “muy calóricas” y “Uy! Yo no lo tomo que engorda un montón”… pero, eso sí, luego me pongo ciego a patatas fritas con la cerveza o me calzo siete copas el sábado noche.

El aguacate es uno de los alimentos más grandiosos que nos ha regalado la madre naturaleza. Bien es verdad, que es una fruta de alto contenido calórico teniendo en cuenta que se trata de eso, una fruta, entonces sí, engorda más que una manzana, una pera o un tomate; pero en comparación con cualquier otro alimento no engorda más que una croqueta.

Estas calorías proceden principalmente de su contenido graso: es un fruto muy energético considerado casi  como una mantequilla vegetal, rico en vitamina E y con un papel antioxidante importante, retrasando los procesos de envejecimiento y un aliado esencial contra el cáncer

Desde Vive tu Cuerpo venimos defendiendo que la comida es la medicina preventiva natural para nuestro cuerpo. A pesar de que vivimos en una época de alta revolución tecnológica, donde los mal llamados “alimentos funcionales” se quieren hacer los protagonistas con sus actimeles, danacoles y bifidobacterias variadas, de siempre, como ya decía hace unos cuantos siglos Hipócrates, el padre de todas las medicinas: “Que tu medicina sea tu alimento, que tu alimento sea tu medicina

También son el alimento perfecto para sustituir, de manera natural vegetariana, las proteínas contenidas en la carne, los huevos o el queso.

Propiedades

-Ácidos grasos esenciales, como el Omega-9, Omega-7, Omega-6 y Omega-3: cardiosaludables.

-Ácido Oléico: reduce colesterol.

-Vitamina E: antioxidante, retrasa envejecimiento celular y previene contra procesos cancerosos.

-Minerales: calcio, fósforo, magnesio, hierro, potasio, zinc, manganeso, cobre, selenio, sodio… para el buen funcionamiento celular y la circulación sanguínea.

-Aminoácidos esenciales: arginina, fenilalanina, histidina, isoleucina, lisina, valina, metionina… para la síntesis de proteínas y un mejor metabolismo celular.

Queda claro que este fruto tropical, originario de México y Perú, es una mini-farmacia-natural. Todos estos compuestos, en conjunto, al consumirse en una sola fruta nos proporcionarán los siguientes BENEFICIOS:

-Vitalizan el sistema inmunológico.

-Mejoran la visión.

-Protegen a las células de los daños por estrés.

-Previenen de enfermedades cancerígenas.

-Ayudan al hígado en su función.

-Mejoran la digestión de los alimentos y su absorción intestinal.

-Protegen al corazón.

-Bajo contenido en hidratos, por lo que puede ser consumido (con moderación) por los diabéticos.

-Promueve una vida sana y activa, por su alto contenido energético. Consumirlo en raciones moderadas, pero de forma habitual en la dieta, siempre que lo acompañemos de una actividad física constante.


*Para pelarlo sin destrozarlo: cortarlo por la mitad longitudinalmente, abrirlo separando ambas partes y para quitar el hueso que habrá quedado en una de las mitades, clava el cuchillo con un movimiento seco en el centro del hueso, muévelo suavemente y saldrá solo.

**Para saber que está en su punto: al palparlo sentir que está un poco blandito, no demasiado que te saldrá como si fuera puré, ni muy duro que parecerá una piedra.

Ahí lo tenemos, gracias a nuestros ancestros conquistadores de las Américas, que nos lo trajeron al continente,  hoy podemos disfrutar de un fruto tan exquisito y tan saludable. Déjate de botecitos minúsculos con fórmulas mágicas y date al aguacate.


Vive tu cuerpo y sánalo con aguacate ¡Sé feliz!